Yo soy la actriz, ella la maga. Lola Mento. Beatriz Garrido. Mi personaje y yo, trabajando siempre con toda nuestra energía y entusiasmo para dibujar una sonrisa en los demás. Ella era yo, pero diferente. Desde el principio me divirtió improvisar, sorprender, jugar, escuchar las risas del público...

Desde los 16 años ya tenía claro cuál era el camino que quería seguir. Por este camino me he ido cruzando con maestros que me enseñaron el oficio del actor, la magia, el clown, la danza, la música... Juan Tamariz, Miguel Ángel Gea, Arnold Taraborrelli, Begoña Valle, José Pedro Carrión, Eduardo Fuentes... Junto a ellos aprendo a superar las dificultades y a no rendirme jamás.

La vida artística me ha permitido moverme por muchas ciudades y países, de un escenario a otro, y fue en uno de estos viajes donde nació ella: Lola Mento. Sus ingeniosas payasadas, sus juegos de magia, sus esculturas de globos, sus números musicales y sus malabares hacen de mi profesión un camino de motivación y superación constante.